Ibericamp

Camping La Vera

BUSCAR Y RESERVAR
;
Camping La Vera
Camping La Vera Camping La Vera

La zona de La Vera extremeña se caracteriza por su extensa naturaleza y su desbordante belleza, ambas bastante visibles desde el minuto uno de tu llegada. Conocer La Vera es la mejor manera de vistar y conocer de primera mano lo que Extremadura, Cáceres en particular, tiene que ofrecer a todo aquel que decida visitar sus tierras. ¿Te apuntas?

Alójate en un camping en La Vera

La zona de La Vera, como hemos dicho antes, es una zona ideal para conocer los escondites más insólitos de Cáceres. En la frontera con la comunidad autónoma de Castilla y León, La Vera tiene una magnífica ubicación geográfica para concer de arriba a abajo esta zona de Cáceres. Pero ahora, hablemos de sus campings.

Los campings en La Vera tienen bastantes servicios e instalaciones que ofrecer, convirtiéndose así en la mejor opción a la hora de querer buscar un alojamiento cómodo, completo y con encanto. Así son los campings en La Vera. 

Tal y como te lo puedes imaginar, en los campings en La Vera encontrarás todas las comodiades habidas por haber y necesitadas durante las vacaciones. Y las encontrarás tanto en los bungalows que tienen con capacidad para toda la familia.

¿Quieres alojarte en alguno de los campings en La Vera con tu propia tienda/caravana/autocaravana? Perfecto, no hay problema. En estos campings de Cáceres encontrarás amplias parcelas a tu disposición.

Encuanto a sus instalaciones, los campings en La Vera con unas instalaciones de lo más completitas. Desde piscina y piscina infantil con toboganes hasta animaciones infaniles y veladas nocturnas. 

Camping La Vera Imagen de Rafael Aguilar en Pixabay

La Vera es una mancomunidad en la provincia de Cáceres formado por las localidades de Madrigal de la Vera, Villaneva de la Vera, Valverde de la Vera, Jarandilla de la Vera, Cuacos de Yuste, Garganta la Olla y Pasarón de la Vera.

Desde luego, es difícil contar con un reclamo turístico más potente que decir que fue el lugar escogido por un emperador para retirarse del mundo, y más si ese emperador era el mismísimo Carlos V, el hombre más poderoso del momento en el mundo occidental.

De la sierra de Gredos recibe agua abundante, visible en gargantas, riachuelos, piscinas naturales y charcas. La benignidad del clima y la frondosa vegetación, en la que abundan robles, castaños, cerezos y olivos entre prados y huertos, son otros de sus atractivos.

De la slocalides que forman la comarca de La Vera, destacan principalmente 5 de ellas. Empecemos por el primero: Garganta la Olla. Es uno de los pueblos más bonitos y un lugar perfecto de partida. Su casco antiguo está declarado como Conjunto Histórico Artístico, un verdadero monumento lleno de una arquitectura a base de mampostería, adobe, ladrillo, inscripciones y esculturas en piedra. Dos luagres a visitar en el este pequeño pueblo son el mirador de La Serrana y las piscinas naturales y cascadas de Gargante Mayor. 

El pueblo de Monasterio de Yuste fue el último refugio del emperador Carlos V. En mitad de un paraje se encuentra el Monasterio de San Jerónimo de Yuste. Entre las estancias visitables destacan sobre todo los dos claustros. Uno de estilo gótico y otro renacentista, ambos destilan una armonía arquitectónica que me dejó embelesada. Por otro lado está la residencia del emperador, el Cuarto Real de Carlos V, con una decoración sobria y sencilla. Una gran huerta completa el conjunto.

Cuacos de Yuste está a pocos minutos del Monasterio de Yuste. Este pueblo tiene un lugar bastante curioso a ojos de turista, ya que no te imaginas encontrarte una cosa así en medio de la nada. Se trata de un pequeño cementerio militar alemán. El camposanto da sepultura a 180 soldados germánicos que perdieron la vida durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Fue el gobierno alemán el que decidió en 1983 honrar la memoria de los fallecidos que estaban repartidos por toda la geografía española y reunirlos en este lugar. 

Jaraíz de la Vera es otra de las paradas recomendadas en esta ruta rural. Este pequeño pueblo es un balcón con vistas a la cercana Sierra de Gredos. Lo más turístico de aquí es la piscina natural el Lago de Jaraiz. Se trata de un lago natural que se forma en la Garganta de Pedro Chate. Además de poder disfrutar de una buena zona de baño (hay muchísimas en toda la comarca) puedes dar un precioso paseo aguas abajo por un camino adaptado.

Y, por último, Pasarón de la Vera. Muy cerca del famoso Valle del Jerte, esta pequeña localidad cuenta con grandes monumentos como el Palacio de los Condes de Osorno, la Iglesia del Salvador y el museo Pecharromán. 

Camping La Vera Camping La Vera

La Vera, conocida por su pimentón, condimento imprescindible en la gastronomía española, posee paisajes de gran belleza y pueblos que han preservado la esencia de la arquitectura popular. De la sierra de Gredos recibe agua abundante, visible en gargantas, riachuelos, piscinas naturales y charcas. La benignidad del clima y la frondosa vegetación, en la que abundan robles, castaños, cerezos y olivos entre prados y huertos, son otros de sus atractivos. El entorno natural de La Vera permite la práctica de numerosas actividades al aire libre, desde el baño en sus gargantas hasta el descenso de barrancos y cañones, escalada, piragüismo, bicicleta de montaña o senderismo.

Clima

El clima de la comarca La Vera es mediterráneo continentalizado, por tener unas tempersturas ligeramente mas altas que en la costa mediterráneo. En invierno rara vez el termómetro baja por debajo de los 0 grados. En cambio, en verano las máximas superan a veces los 40ºC. 

Cómo llegar

Al no tener Cáceres aeropuerto, el más cercano es el de Madrid, a 200 kilómetros de La Vera, pero, al ser La Vera una comarca formada por varias pequeñas localidades, la mejor opción de transporte para llegar a tu destino es en coche. Además, debido a la perfecta ubicación del lugar, puedes visitar no solo los pueblos de La Vera, sino también Cáceres, Salamanca y Ávila. 

 

1 camping(s) disponible(s)
Ibericamp

Ibericamp

Gracias por esperar mientras verificamos la disponibilidad.